talcaSomos una de las regiones m谩s golpeadas por la tragedia del 27F, sufrimos la falta de liderazgo y eficiencia de los mismos que guiar谩n el pa铆s durante los pr贸ximos cuatro a帽os. Todo ello no pareci贸 importar para evitar su reelecci贸n.

En las recientes elecciones, nuestra Regi贸n del Maule, le otorg贸 12.686 votos m谩s al conglomerado concertacionista en comparaci贸n con el a帽o 2005. Tendencia inversa a la nacional, en la que obtuvo una baja de aproximadamente 250.000 votos.

Nuestra zona, rural y conservadora por naturaleza, ha sido permeada con las consignas de la concertaci贸n y los comunistas, gracias a la activa gesti贸n de sus operadores durante 20 a帽os y a la pasividad del gobierno saliente.

El horizonte de nuestro proyecto siempre fue claro: promover y garantizar el bien com煤n de la sociedad, teniendo como base el respeto a la vida, el fortalecimiento y protecci贸n de la familia y el principio de subsidiariedad., finalidad diluida en la misma medida en la que nuestro sector comenz贸 a cegarse en busca de una popularidad que jam谩s lleg贸.

El gobierno del Presidente Pi帽era, un gobierno de excelencia t茅cnica y de cifras inmejorables, refleja esta p茅rdida de identidad. Prueba de lo anterior es el resultado de la 煤ltima elecci贸n, que muestra la relaci贸n inversa entre los logros econ贸micos del pa铆s y las cifras aprobaci贸n de su gesti贸n.

La fortaleza de nuestro contrincante, adem谩s del carisma de la candidata, fue la promoci贸n de ideas, por nocivas que resulten. A煤n no comulgando con ninguna de ellas, y entendiendo que en su mayor铆a se trata de consignas, debemos reconocer que nuestra propuesta careci贸 de nuestra esencia, la mezcla de pensamiento liberal y conservador.

Nuestro error, apostar a matizar nuestros principios para llegar a un grupo mayor de votantes que finalmente resultan confundidos, generando rechazo, apat铆a y caudillismo dentro de nuestras propias filas.

Pese a la permanente manipulaci贸n y concientizaci贸n de las 茅lites que act煤an en los medios de comunicaci贸n y redes sociales, acercarse a los sectores m谩s populares y a las regiones permite constatar que las personas adhieren naturalmente al ideario conservador en materias val贸ricas y viene a dejar en evidencia lo contradictorio del comportamiento de algunos de nuestros representantes, que son tentados a sacrificar estas ideas, supuestamente impopulares, en pos de ideas 鈥減rogresistas鈥, cediendo a las presiones medi谩ticas del lobby opositor, dejando ver su lejan铆a con el 鈥渕undo real鈥 y desatendiendo a la raigambre popular de postulados propios de nuestro sector, por cierto, sin 茅xito.

Nos queda un gran desaf铆o, despejar el horizonte y retomar la senda, motivar a nuestros sectorcon ideas claras. Somos muchos los dispuestos a trabajar por un Chile m谩s humanizado, manteniendo la eficiencia t茅cnica del Gobierno del Presidente Pi帽era, pero realizando adem谩s una defensa y promoci贸n verdadera de nuestros principios, en todos los sectores, geogr谩ficos y sociales, cruzando sin temor la l铆nea imaginaria que nos aleja del 芦mundo real禄 y del Chile que va m谩s all谩 de las minor铆as ruidosas y de la Regi贸n Metropolitana.

Por gonzalofr