Mariana Aylwin

Esta vez, la historia tiene que escribirse antes, ahora mismo, tal como est谩 aconteciendo. No debe volver a suceder que a partir del 2017 o el 2018 la Democracia Cristiana pueda renegar hacia atr谩s de lo que est谩 haciendo de manera tan abierta y clara en este 2014.

驴A qu茅 nos referimos? A la doble dimensi贸n hist贸rica que se est谩 dando maravillosamente en paralelo en estos d铆as. 脡sta:

Mientras la Democracia Cristiana se indigna con el comunista Contreras, embajador en Uruguay, porque dijo al menos una verdad -que la directiva de la DC apoy贸 el 11 de septiembre de 1973, lo que para los demos de hoy es falso- la DC contradice en estos d铆as a sus socios en el Gobierno, al Partido Comunista y a parlamentarios socialistas, por exactamente las mismas razones y con exactamente los mismos t茅rminos con que se produjo el enfrentamiento entre ambas tendencias en 1973: el totalitarismo.

En agosto de 1973, en el Acuerdo de la C谩mara de diputados (que la presidenta comunista del Colegio de periodistas considera contrario a la 茅tica difundir) Patricio Aylwin aprob贸 que se afirmara que 芦es un hecho que el actual gobierno de la Rep煤blica, desde sus inicios, se ha ido empe帽ando en conquistar el poder total艩 y lograr de este modo la instauraci贸n de un sistema totalitario艩禄.

Hoy, 41 a帽os despu茅s, su hija Mariana, ha afirmado respecto al proyecto de control educacional que 芦reducir la opini贸n de la DC suponi茅ndole conflictos de intereses es lo m谩s totalitario que hay禄 agregando que 芦lo que hay es un intento totalitario de callar a un sector que tiene una opini贸n distinta de c贸mo hacer esta reforma para implementarla en el Congreso禄.

Vaya notable coincidencia.

En el mismo momento en que la DC se queja de que un comunista los acusa verazmente de haber apoyado el Pronunciamiento que derrib贸 aquel proyecto totalitario hace 41 a帽os, esa misma DC califica a los autores del actual intento paralelo como totalitarios.

No, esta vez nadie salvar谩 a la DC de sus inconsecuencias hist贸ricas. S贸lo ella misma puede librarse de tanta incoherencia reconociendo de una vez por todas su pasado, mediante una aut茅ntica y valiente decisi贸n de presente: abandonar el actual Gobierno justamente porque comienza a mostrar signos de totalitarismo. Si lo dice Mariana.

Gonzalo Rojas S谩nchez

Por gonzalofr