A la nueva FEUC gremialista -隆qu茅 bien suena eso!- se le vienen encima tres tareas de dimensiones enormes.

Por una parte, en el plano interno de la Universidad, el m谩s importante de todos los que deber谩 afrontar, porque a diferencia de los movimientos de izquierda, los gremialistas conciben la universidad como entidad aut贸noma y buscan fortalecerla para que desde s铆 misma sirva a Chile.

Ojal谩 la promuevan como una Universidad Cat贸lica comprometida con la superaci贸n de todas las pobrezas: investigadora de soluciones contra la violencia y la drogadicci贸n, contra el aborto y el analfabetismo funcional, contra el racismo y la ruptura familiar, contra el ate铆smo y la apat铆a pol铆tica, contra la corrupci贸n y el individualismo, contra la delincuencia y la mentira comunicacional. Contra todas esas pobrezas y muchas m谩s.

Para eso, deber谩n insistir en la prioridad que tiene la formaci贸n de j贸venes con pasi贸n intelectual y esp铆ritu de servicio, planteamiento que no deber谩 dirigirse s贸lo a una Rector铆a que esperamos y deseamos de continuidad, sino tambi茅n a cada alumno de la PUC, adultos j贸venes muy dotados y que pueden ser mucho mejor estimulados.

Para tener 茅xito, la FEUC gremialista podr铆a caracterizarse por una presencia continua en los campus, por un servicio al detalle a cada alumno, por una promoci贸n continua de la sociabilidad informal de los estudiantes para que organicen mil iniciativas de desarrollo personal. Es posible reemplazar la perversa combinaci贸n de estudio de lunes a jueves y carrete de viernes a domingo, por otra ecuaci贸n de aut茅ntica calidad: universitarios de semana corrida.

Los centros de alumnos opositores al Gremialismo le har谩n la vida dif铆cil, pero a la FEUC le cabe hacerles imposible su prop贸sito.

Otras dos dimensiones -que desarrollaremos en futuras oportunidades- estar谩n tambi茅n en el horizonte de Ricardo Sande y su equipo. La colaboraci贸n con los Movimientos Gremiales de muchas otras universidades del pa铆s, y la defensa y promoci贸n de los principios de libertad de ense帽anza junto al de m茅rito y excelencia acad茅mica en todo Chile.

Si se mueven bien en esos tres planos, con el mismo esp铆ritu y sacrificio con que trabajaron electoralmente, una nueva veta de dirigentes se abre para Chile.

Gonzalo Rojas S谩nchez

Por gonzalofr