Uno de los fundadores de Foro Republicano, Pedro Fierro, escribe una columna en El L铆bero sobre uno de los temas m谩s dif铆ciles para los que tienen el poder: cederlo a otro, renunciar a una parte de 茅l. Esto, a prop贸sito de la comisi贸n presidencial que estudia pol铆ticas de descentralizaci贸n y regionalizaci贸n de la que Pedro forma parte.

Puede leer la columna original aqu铆 o la transcripci贸n completa que viene a continuaci贸n.

LA DIFICULTAD DE CEDER EL PODER
Hace algunos d铆as terminaron las vacaciones y, sin duda, vivimos momentos hist贸ricos para el desarrollo regional. Durante estas 煤ltimas semanas se enviaron al Congreso dos proyectos que podr铆an marcar el inicio de un proceso sin marcha atr谩s. Hablamos de la reforma constitucional que dispondr谩 intendentes electos y de las indicaciones que permitir谩n un traspaso de competencias a los niveles subnacionales. Si a esto le sumamos el pr贸ximo env铆o de un proyecto de financiamiento regional (prometido para junio de este a帽o), tendr铆amos avances en las tres 谩reas que la misma comisi贸n presidencial para la descentralizaci贸n acord贸 como prioritarias.

Pese a estas excelentes noticias, los importantes avances no impiden tener una mirada cr铆tica respecto del trabajo realizado.

En este sentido, probablemente una de las principales dificultades para encontrar reformas descentralizadoras es que 鈥渁lguien鈥 las debe impulsar, y que ese 鈥渁lguien鈥 debe estar genuinamente dispuesto a ceder poder.

Precisamente esta dificultad se nos viene a la cabeza cuando analizamos las reformas y declaraciones presentadas por el Ejecutivo, espec铆ficamente si nos referimos a los conceptos de 鈥渃ontrato regi贸n鈥 y 鈥済obernadores regionales鈥.

Respecto al primero de ellos, hace algunas semanas el subsecretario de Desarrollo Regional se帽al贸 a los medios de comunicaci贸n la necesidad de contar con herramientas que 鈥渁rmonicen y compatibilicen las prioridades nacionales con las prioridades regionales鈥. Como existe la posibilidad cierta de que el nuevo intendente electo no sea del mismo color pol铆tico de la Presidenta, se busca asegurar las condiciones para que el programa de gobierno pueda ejecutarse de la misma forma. 驴Acaso olvidamos que el sentido 煤ltimo de estas reformas es precisamente otorgar autonom铆a a los territorios? 驴Podemos efectivamente hablar de autonom铆a si ya comenzamos limitando su mandato al programa central?

El nuevo intendente electo no tan solo puede ser de color pol铆tico contrario al Presidente, sino que incluso puede ser aliado con fuertes diferencias en la administraci贸n regional. 驴Acaso no es esa la gracia de que sea electo directamente?

Algo parecido sucede con la nueva figura del Gobernador Regional planteada en la reforma constitucional, quienes ser铆an designados por el Ejecutivo asumiendo las actuales funciones de los intendentes, siendo los representantes del gobierno central en los distintos territorios.

Sin ir m谩s lejos, distintos personeros han manifestado su preocupaci贸n respecto de esta nueva autoridad, principalmente por la falta de claridad respecto a las funciones que tendr铆an en relaci贸n con los nuevos Intendentes electos. Esto tiene todo el sentido cuando la misma reforma constitucional dispone que el Gobierno de la Regi贸n residir谩 en el Gobernador Regional (nuevo art铆culo 111) y no en el Intendente como se enunciaba incluso en el mensaje del mismo proyecto. 驴Acaso tendremos autoridades electas pero sin la posibilidad de decidir pol铆ticamente sobre su territorio?

Entendemos que cualquier reforma en descentralizaci贸n debe considerar una armon铆a entre los intereses generales y los regionales, pero esto no puede ser un obst谩culo a la autonom铆a necesaria para el desarrollo de cada localidad.

A simple vista, pareciera ser que existe una intenci贸n real de impulsar reformas descentralizadoras, pero asegurando primero el poder ya centralizado, lo que es derechamente imposible.

En este sentido, el llamado debe ser a no perder el foco. Hemos avanzado bastante en el anhelado desarrollo territorial, pero no podemos permitir que en la recta final algunos intereses nos impidan llegar a buen puerto.

Pedro Fierro, subdirector Fundaci贸n P!ensa

Por gonzalofr