{ }

La letra chica

Por Sebastián Burr

Convocante Nacional Foro Republicano

Hoy en Chile, mucha gente que se autodenomina de derecha se siente confundida, pues en el sector cohabitan dos almas distintas. Por un lado está la derecha conservadora o valórica y, por el otro, la derecha liberal y pragmática. ¿Dónde están las fronteras de cada una? ¿Cuáles son sus diferencias más significativas?

La derecha liberal más que buscar el bien humano y social, es decir el desarrollo moral y ético del ciudadano, intenta vencer en la lucha electoral y acceder al poder, y en eso se le van casi todas sus energías políticas. Si bien defiende a casi todo evento al derecho de propiedad, la libertad económica, los equilibrios macroeconómicos y la ley y el orden, esta corriente ideológica muchas veces no lo hace de forma frontal y por eso se le cuestiona que intente pasar dichos principios básicos con «letra chica» en los respectivos proyectos de ley que envía al Parlamento.

Si bien los que militan en la derecha valórica comparten con sus aliados liberales aquellos principios de libertad de mercado, equilibrio fiscal y el derecho de propiedad, difieren claramente en la visión antropológica del hombre. Por ello existe una distancia notable entre ambas tendencias relativa a cómo debe ser construida una sociedad, las instituciones políticas más relevantes con el fin de  alcanzar la autosuficiencia moral y práctica.

Dentro de esos límites exclusivamente materialistas, la derecha liberal juega a lo políticamente correcto, aunque sea una cuasi aberración lo que establece en determinado momento la dictadura de lo que es adecuado en términos políticos. Es así como las estadísticas del barómetro electoral le señalan casi siempre su accionar, de manera que un pie de su dimensión pragmática está claramente instalado en el populismo. No le interesan mayormente los aspectos valóricos que hacen del ciudadano una mejor persona -y, por lo tanto, lo validan de mejor manera en la sociedad-, ni aunque los hechos humanos y sociales le señalen claramente que el camino por el cual transitan no es bueno ni a mediano ni a largo plazo.

En gran medida, la derecha pragmática le hace el juego al liberalismo de izquierda, que se funda, a su vez, en un materialismo humanista de tipo sociológico y colectivista. A esta tendencia  tampoco le interesa lo valórico, aunque sí usan hábil y retóricamente el disfraz del humanismo. De esta manera el liberalismo de derecha se mueve casi dentro de los mismos parámetros ideológicos (a excepción de lo macroeconómico) que el liberalismo de izquierda, y así ambas facciones políticas se hermanan en el materialismo. Por eso muchos señalan al actual régimen como el quinto gobierno de la Concertación.

A la derecha liberal la tiene tan tomada el materialismo economicista -y en gran medida también sociológico-, que si uno les muestra que una sociedad evidentemente va por mal camino cuando colapsa la institución de la familia, cuando se repleta de analfabetos funcionales, de personas que no entienden lo que leen, de una creciente masa de depresivos, de delincuencia en niños hasta de 12 años, de desigualdad económica, de una brutal concentración de la riqueza, de una educación que no sirve para casi nada, de un régimen laboral aparticipativo y  de una democracia representativa obsoleta y deslegitimada, se quedan casi impávidos. Y es que no comprenden cuál es el fenómeno humano real y que claramente rebasa lo material: la derecha liberal no cree en la dimensión espiritual del género humano. Y eso se entiende perfectamente, porque esa dimensión es en esencia inmaterial.

Es muy difícil hacerles cambiar su mirada y conseguir de ellos una fundamentación política centrada en el humanismo real, las dimensiones del espíritu y en el ejercicio real de la libertad, pues conciben esas ideas como casi surrealistas y hasta religiosas.

Es más, sus ansias por mantenerse en el poder hacen inabordables políticamente las reformas que se requiere implementar en casi todas las instituciones que conforman el actual «orden» político para lograr el desarrollo humano superior. Y, peor aún, casi nadie de la actual clase gobernante está interesado en reorientarlas.

Y ahí, nuevamente, el proyecto de «derecha» se confunde claramente con el de la izquierda liberal. Así a las dos facciones liberales, de derecha e izquierda, definitivamente las traiciona su raíz materialista y les impide avanzar en la expansión de la democracia real, pues la tienen literalmente cautiva para sus propios intereses partidistas y proyectos o agendas políticas personales. Vamos a ver hasta cuándo les dura dicho equívoco sociopolítico.

Foro Republicano Región de Coquimbo

Un grupo de personas viene preparando desde diciembre pasado el lanzamiento de Foro Republicano.

Recientemente se han realizado con éxito las primeras reuniones en Santiago, Valparaíso y Viña del Mar.

La reunión inaugural para la Región de Coquimbo se realizará el próximo sábado 22 de octubre, en los salones del Hotel Serena Suite, Panamericana Norte Km. 470.

Foro Republicano nace como una red de personas e instituciones que buscarán concretar acuerdos para conseguir que Chile sea un país genuinamente humanizado en las dimensiones superiores del desarrollo humano. Será una instancia de diálogo y coordinación de instituciones y personas que defienden y promueven los grandes bienes morales, culturales e institucionales de la sociedad chilena.

Foro Republicano será un ámbito de discusión de medidas concretas en los diversos temas en que Chile necesita una decidida humanización: familia, trabajo, salud, vivienda, educación, costumbres, salud, cultura, etc.

Al respecto, y considerando la actual crisis, Foro Republicano nacerá en un momento de especial importancia y necesidad.

Los esperamos

 

Consejo de Cultura trabajando

El Consejo de Cultura de Foro Republicano se ha reunido ya en dos oportunidades entre septiembre y octubre y planifica la tercera sesión para el 20 de este mes.

Entre las tareas iniciales se ha propuesto determinar qué es cultura y centrar el Consejo en esas coordenadas, para lo cual se elaboró un primer árbol de conceptos.

A cargo de hacer un catastro de los problemas de la cultura chilena y proponer acciones quedó Álvaro Pezoa, mientras que Paula Schmidt y Rodrigo Pérez Stiepovic han comenzado a formar una biblioteca sobre Cultura. Annamaria Barbera y Claudio Abarca harán un catastro de conceptos de cultura y acciones siguientes.

Comentario Profesor Alejandro Guzmán en Foro Republicano V Región

Jornada Inaugural Foro Republicano Quinta Región

Con gran éxito se dio inicio en la quinta región Foro Republicano el pasado sábado 15 de octubre, proyecto enmarcado en buscar acuerdos que humanicen nuestro país. Cerca de 60 personas pudieron ser testigos presenciales de este acto inaugural, entre los cuales se encontraban profesionales jóvenes, políticos, empresarios y estudiantes universitarios.

El encuentro partió con la bienvenida del profesor José Luis Widow, quien junto con Sergio Nuñez y Osvaldo Urrutia formaban parte del equipo convocante de la región de Valparaíso. Luego de esto se dio el paso a unas palabras de Sebastián Burr, empresario y uno de los convocantes a nivel nacional.

La primera exposición del día estuvo a cargo de la profesora Valeria Cifuentes, ingeniero comercial de la UAI dedicada a tiempo completo a la educación, quién hizo un fuerte llamado a perder el miedo en la búsqueda como país de “la verdad” y comenzar a “ocuparnos” de los problemas que nos afectan.

Alejandro Guzmán, reconocido profesor universitario de la PUCV, llevó a cabo una segunda exposición, en donde magistralmente trató críticamente el tema de los “derechos” y sus respectivos fundamentos.

Luego de cada exposición se abrió el foro, donde cada asistente participó activamente, entregando un enorme nivel al encuentro.

Foro Republicano Quinta Región pudo ser seguido también por una transmisión en  vivo por las redes sociales.

Sidebar