{ }

Foro Republicano Concepción

Por Max Silva Abbott

Doctor en Derecho

Profesor Filosofía del Derecho 

Universidad Católica de la Ssma. Concepción

 

El sábado 12 de noviembre se realizó el lanzamiento del Foro Republicano de Concepción, una iniciativa surgida en Santiago, que busca convocar a parte de la sociedad civil, a fin de reflexionar y proponer soluciones a diversos problemas que hoy aquejan a nuestro país. En la ocasión, cerca de cien asistentes –la mayoría jóvenes– debatieron en un clima distendido y entusiasta, sobre nuestra actual situación.

Foro Republicano busca llenar un vacío respecto del enfoque y tratamiento que se están dando hoy a diferentes asuntos de la máxima importancia (vida, familia, economía, pobreza, salud, educación, cultura, etc.). Ello, porque se percibe que buena parte de los cauces institucionales creados para enfrentarlos, o no están siendo eficaces, o incluso, se han desentendido de los mismos.

Esta carencia afecta sobre todo al mundo político, cuyo actuar muchas veces está motivado más que por razones de bien común, por su interés en conservar el poder, por seguir el volátil derrotero de las encuestas, o incluso debido a la presión de grupos muy minoritarios, lo que ha hecho hablar a este respecto de una “dictadura de las minorías”. Así, no debe extrañar el surgimiento de una creciente sensación de insatisfacción de buena parte de la ciudadanía, que en el fondo, no se siente representada ni oída por aquellos a quienes ella misma ha elegido; todo lo cual explica perfectamente la aparición casi espontánea de una instancia como Foro Republicano.

La intención de Foro Republicano es lograr, según se declara reiteradamente en su página web (www.fororepublicano.cl), “un Chile más humanizado”. ¿Qué significa esto? Sencillamente, volver a colocar a la persona humana en el centro de la preocupación del gobernante, a fin de que sean las instituciones las que giren en torno a la persona y la sirvan, y no lo contrario, como en no poca medida está ocurriendo hoy.

Así por ejemplo, no puede ser que el hombre acabe siendo un esclavo de una economía dominada por un liberalismo salvaje, que lo mide todo en parámetros de productividad y eficiencia. Ello, no sólo porque atenta contra su dignidad, sino también porque tiene sus costos, que aún no siendo de fácil cuantificación, resultan a la postre, bastante más altos que los beneficios que se obtienen. Basta ver el panorama de la familia actual, en que se percibe una notable baja de la natalidad, padres ausentes fruto de un trabajo extenuante o situaciones de violencia intrafamiliar inaceptables, para darse cuenta que algo muy malo está pasando en nuestra sociedad.

Estos y otros problemas requieren ser enfrentados adecuadamente, para lo cual, Foro Republicano busca ser una instancia que coopere con el bien común de nuestro país. La invitación está hecha, pues, para todos aquellos que, más allá de los partidos o de los credos, quieran luchar por un Chile más humanizado.

 

Volver a Humanizar

Por Carlos Salazar Sazo

Abogado UC, MDE

Director Derecho USS

 

El país vive días de crisis: cambian las formas y los temas de interés público, cambian los actores, y sin embargo, muchas cosas que se perciben o denuncian como malas, incorrectamente ejecutadas o definidas, innecesarias o simplemente vetustas, siguen siendo las mismas y siguen estando en las mismas condiciones por las que generan el estado de malestar que se respira y al que llamamos crisis.    Todo ello, generalizando, es lo que podría resumirse en la explosión de manifestaciones en las calles de casi todas las ciudades por parte de estudiantes universitarios y secundarios y, para estos efectos, de diversos países y ciudades del globo, donde brotan los indignados.   Manifestaciones que, más o menos violentas unas, pacíficas otras, incluyeron también a la “familia extendida” del chileno medio: abuelos y guaguas también desfilaron, no siendo educandos ni educadores unos ni otros.

Diversas opiniones se han manifestado también.  Las hay para todos los gustos: desde los comentarios airados en las redes sociales, hasta análisis de expertos.  Y nótese que no hablo solo de la educación.   Ya el terremoto de 2010, con su consecuencia nefasta de saqueos e incendios, nos hizo pensar que algo muy profundo estaba afectando a la sociedad nacional como para que brotara violencia como la que vimos.  Y es algo profundo que no podemos indentificar con un grupo social o económico específico.   Como ha recordado recientemente el profesor Guzmán Brito, destacado historiador del Derecho, no es “lumpen” lo que aflora en cada expresión grupal que termina violentamente, sea post terremoto, post partido de fútbol (se gane o se pierda), post marcha por la educación, etc.  A lo menos, no es el lumpen que Marx describió como tal.   Lo que ocurre es más profundo: el descontento ha llevado a que se exprese, con violencia, aparentes derechos, una facultad subjetiva, una capacidad que como sujetos e individuos los manifestantes e indignados creen tener y que aflora con fuerza  grupalmente.

Y claro, llevamos mucho tiempo en que los énfasis se han puesto en los derechos, no en los deberes, las responsabilidades ni la legitimidad de ejercicio de esos derechos.  Hasta el presidente del Senado ha pretendido validar la forzada (coludida?) intromisión, grosera y amenazadora intervención, que llegó a empujones y escupitajos, diciendo que los ciudadanos tienen derecho a expresarse y las sedes del Congreso sirven para eso, con independencia de las formas y las legitimidades.

Nos hace falta pensar más en el bien común, en ese estado o situación en que todos mejoramos o crecemos, en que todos obtenemos bienes, materiales y espirituales, de la vida en sociedad.  Es necesario que retomemos conciencia, cada persona, cada uno, que solos no hacemos ni podemos nada, que necesitamos a los demás y que los demás nos necesitan a nosotros, todos aportando para que nos aporten, cada cual desde diversas perspectivas, posiciones, capacidades.  ¿Qué diferencia al chiquillo encapuchado que destroza el semáforo, de la conductora del todo terreno tamaño XXL que pasa por encima de la línea divisoria de la calzada o dobla sin importarle quien viene en sentido contrario?  En ambos casos hay completa omisión de comportarse como personas civilizadas, como personas que habitan una misma ciudad con otros, y en que cada uno tiene facultades y responsabilidades y en que todos nos cuidamos mutuamente y procuramos el bien-estar de los demás.

No es necesario que lleguemos al conflicto para darnos cuenta que los derechos de unos y otros no tienen por destino ser ejercidos de una manera tal que sólo se detenga cada uno ante el ejercicio del mismo u otro derecho por otra persona: el conflicto de los derechos debiera ser la excepción, y para zanjarlo están los jueces, que, al resolver, no prefieren un derecho como mejor que otro, sino que restablecen el orden jurídico re-armonizando los derechos.

Los derechos se entrelazan unos con otros, y están llamados a ser ejercidos en una cierta armonía, en un cierto equilibrio, puesto que todas las personas son el origen, el destino y los titulares de todos y los mismos derechos.   Y esos derechos no son sino la manera como las potencialidades de cada cual se actualizan para lograr el desarrollo personal y social, uno con el otro, unos con otros, nunca sin ni contra el otro.

Nos parece que el vaciamiento secular que se ha hecho de la noción de derechos, desligándolo de la persona, para llenarla con la sola idea de la fuerza, es algo que está debajo de la actual crisis y que se manifiesta en los descontentos que observamos: la noción de que lo jurídico es la fuerza física sin respecto ni respeto a la personalidad de donde emana, hace que intentemos reemplazarla con otra fuerza. Todo es cuestión de definición o de redefinición, de otra ley, total la norma aguanta cualquier cosa.

 

Hay que volver la mirada a la humanidad del hombre, aunque suene tautológico.  Porque hemos deshumanizado las normas, hemos deshumanizado la sociedad y hemos llenado un concepto precioso, derecho personal (otra tautología), con cualquier cosa: con pseudo derechos.

Comentario de Diego Lapostol Acto Inaugural de FR Concepción

Declaración Foro Republicano Concepción

Texto comentado por Max Silva en Acto Inaugural Concepción, 12 de nov 2011

Foro Republicano Concepción

Por CNN Chile

Para discutir sobre la sociedad y cómo lograr una mayor humanización en los conflictos y situaciones cotidianas que se viven en el país, se realizó este sábado el Foro Republicano en Concepción.

 

 

«Es un grupo de personas, amigos, profesionales, nos hemos dado cuenta que probablemente las causas de ese malestar no se están atacando debidamente, lo que queremos hacer es un punto de encuentro, de aportación de ideas positivas, porque compartimos la sensación  que lo que ocurre es que se ha olvidado un poco a la persona», explicó el secretario ejecutivo del foro, Carlos Salazar.

 

 

El foro republicano ya se ha realizado en  Santiago, La Serena, Valparaíso y Viña del Mar, y según sus organizadores nació como una red de personas e instituciones que buscan concretar acuerdos para que Chile sea un país humanizado.
Fuente: CNN Chile


 

 

Primera sesión Consejo de Fortalecimiento Regional


Con la presencia de Alberto Calvo, Eduardo Elgueta, Patricio Reynolds, Verónica Schwarz y el coordinador Carol Saldías, se celebró la primera reunión de trabajo del Consejo de Fortalecimiento Regional.

En esta oportunidad se intercambiaron ideas y opiniones respecto al modelo más adecuado para trabajar, dando forma a una estructura temática y a una efectividad en las ideas.

Dentro de las observaciones se postula una clara necesidad de abrir espacios de participación y comunicación a las distintas comunidades regionales, desde Arica a Punta Arenas, sin olvidar nuestros enclaves insulares.

Por otro lado se llegó a un consenso de que las políticas públicas serias y bien elaboradas no deben excluir a los interesados y afectados. Sólo así se lograría generar cambios en la “actitud” de las personas.

El consejo determinó juntarse cada 3 semanas con el fin de crear propuestas concretas en el área.

Si te interesa ser parte puedes escribir a contacto@fororepublicano.cl

Análisis tercera sesión Consejo de Cultura

Toxinas en acción

Por Gonzalo Rojas Sánchez

Foro Republicano

En Chile se ha comenzado a consumir un conjunto de productos altamente tóxicos.
En una sociedad con controles de sanidad elemental, ninguna de esas ingestas habría pasado el filtro. Pero con el estado de frivolidad que nos caracteriza, tragamos y tragamos esas novedades que producen cáncer a corto plazo.
Una, la actividad sexual ilimitada. Desgajada la dimensión corporal del compromiso del amor, una sexualidad multifacética impide la verdadera socialización humana, la que se da de uno con una y para toda la vida. Lo social comienza en lo conyugal. Negada esa plataforma, la sociabilidad humana sólo puede ser dañada. Sólo si se renuncia a la vida conyugal por otros compromisos superiores, éstos se constituyen en nuevo soporte de la sociabilidad.
Otra, la articulación familiar desfigurada. Rota la permanencia del primer vínculo, los siguientes, y los siguientes, y los siguientes (porque esta  cosa no para) son cada vez más débiles y cada vez más raros. Segundas, terceras y cuartas uniones que no duran casi nada; y, en paralelo, uniones antinaturales o extrañas soledades. Y, de nuevo, la sociabilidad humana se dificulta o torna insoportable. ¿Quién podría valorarla y defenderla, enaltecerla y promoverla si no ha sido capaz de asegurarla en su núcleo básico, el familiar?
Esas son las toxinas que lo están infeccionando todo.
Y el cáncer que causan se extiende: las restantes dimensiones de la vida deben ser privadas también de las exigencias de la sociabilidad.
Quien no sabe cómo debe usar su cuerpo, quien no es capaz de compromisos profundos y duraderos, ¿puede tener interés alguno en común con los demás en la empresa y en la universidad, en el transporte y en la diversión?
No. Por eso se pone la capucha y agrede.

Foro Republicano inicia actividades en Coquimbo

Un centenar de personas, provenientes de los más diversos ámbitos del quehacer social de la Región de Coquimbo, se dieron cita el sábado 22 de octubre en La Serena, para dar inicio a las actividades de Foro Republicano. Fue el tercer foro de esta iniciativa –los primeros fueron en Santiago y Viña del Mar– que busca volver a encantar a los ciudadanos para que se animen a ser protagonistas en la búsqueda de un país humanizado.

El empresario y dirigente gremial Pelayo Alonso, a nombre de los organizadores regionales de la reunión, les dio la bienvenida a los asistentes, y destacó la importancia de contar con instancias regionales en las cuales poder recoger las inquietudes ciudadanas y, a su vez, comenzar a estudiar y poner en práctica acciones que permitan solucionar los problemas y carencias existentes.

 

Presentación de Foro Republicano

El profesor Gonzalo Rojas fue el primer expositor, y precisamente explicó en qué consiste Foro Republicano y los objetivos que persigue.

Hizo hincapié en que se trata de una iniciativa “en construcción”, por cuanto no está completamente trazada todavía. Este carácter es precisamente el que dio origen a su nombre y al formato adoptado para su funcionamiento y reuniones. Se quiere enfatizar la necesidad de escuchar a otros y trabajar mancomunadamente. Señaló que un grupo de personas, proveniente de ámbitos muy diversos, estaba muy inquieto por la situación que vivía el país a fines del año pasado. Los acontecimientos recientes no hicieron más que confirmar la inquietud original. Decidieron “hacer un esfuerzo por amor a Chile”, dedicando tiempo y recursos para responder a la frecuente sensación –pero, normalmente, estéril– de que “hay que hacer algo”.

El reconocimiento de que es necesario conocerse mejor entre quienes comparten la inquietud original, tanto para elevar mutuamente el ánimo como para crear vínculos más efectivos y eficaces, dio origen al “foro”: una instancia de reflexión, coordinación y articulación de esfuerzos. No busca constituirse en un nuevo referente o partido político, ni sacar a nadie del sitio en el cual actualmente se encuentra, sino que invitar a todos a participar de estos verdaderos diálogos ciudadanos.

Foro Republicano quiere mover a los chilenos para que cada uno contribuya a realizar una labor imprescindible para evitar que las cosas sigan empeorando en nuestro país. Parafraseando a Vaclav Havel, señaló que se trata de un “trabajo largo, cansador y lleno de dificultades”, pero del cual no resulta patriótico restarse.

A continuación, el expositor pasó a analizar el texto seminal de Foro Republicano, Chile, un país humanizado, en el que se plantean las ideas en las que se sustenta a esta iniciativa.

Al igual que en los Foros anteriores, la presentación inicial dio paso a una participativa sesión de comentarios y preguntas entre todos los asistentes.

 

La virtud, corazón de la verdadera actividad política

La segunda exposición estuvo a cargo del filósofo José Luis Widow. En ella enfatizó la necesidad de no quedarse en el diagnóstico de los problemas y males que aquejan a la Patria, sino que también proponer soluciones, avanzar en la conformación de un orden que se plasme tanto en las instituciones como en los corazones de los chilenos.

Efectivamente –indicó–, padecemos males, y muchos de los bienes que forman parte de lo que nosotros somos están dañados”. Sin embargo, y haciendo una analogía con la conocida frase de San Agustín –“Nosotros somos los tiempos: así como somos nosotros, así son los tiempos”–, el profesor Widow manifestó que “nuestra Patria, y lo que ocurre en ella, somos nosotros”. Por lo tanto, invitó también a los presentes a hacer una introspección, y ver cómo cada uno ha contribuido a la situación actual.

El carácter propositivo es uno de los rasgos que definen a Foro Republicano: desarrollar un “proyecto aterrizado, para Chile y los chilenos… Se trata de ser protagonistas de la historia patria, que lo que en ella ocurra sea el resultado de lo que quisimos hacer, y no relegarse a ser atónitos espectadores”.

Esta acción debe estar guiada por la virtud, aquella disposición a relacionarse con el bien que todos queremos, pero no de manera egoísta –para sacar lo que me beneficie–, sino que dispuestos a darlo a otros. Así entendida, la virtud es sinónimo de fuerza de la voluntad para hacer el bien, más allá del mezquino cálculo de si las circunstancias son las propicias, de la oportunidad de la acción o de los problemas personales que ella pueda acarrear.

Precisamente, es esta actitud la que define al político en su verdadera dimensión –y la que convierte a la política en la más noble de las actividades humanas–, que abandonándose de si mismo, se preocupa del bien común.

La falta de la virtud está en el centro de los problemas actuales, y es la que explica la existencia de una sociedad desmoralizada, incapaz de hacer el bien. Entre las causas que originan esta situación, el individualismo juega un papel preponderante. Un hombre formado en la virtud se abre naturalmente hacia los demás.

Para cerrar su presentación, Widow señaló que Foro Republicano quiere ser una instancia que colabore en volver a instalar la virtud como corazón de la vida pública; que “Chile sea grande porque primero los chilenos son grandes”.

 

Entrar a la cancha

Una segunda ronda de comentarios y preguntas siguieron a continuación.

A modo de conclusión, y tomando en consideración el sentir bastante generalizado expresado en las intervenciones de la concurrencia durante el foro, se resumió el desafío de cada uno de los presentes como el de dejar de seguir sentados cómodamente en la galería, y atreverse a entrar a la cancha, a ser protagonistas, en la medida de las posibilidades (y generosidad) de cada uno.

En este sentido, se subrayó la importancia de no solo enfocar el Foro en los problemas de la región, sino también dedicar en él esfuerzos a “pensar Chile desde la región”.

Para poder encarar este desafío, se invitó a los presentes a participar de alguno de los dos consejos que se formarán como parte de las actividades de Foro Republicano de la región de Coquimbo: uno con énfasis en temas económicos y sociales, y otro en educación y cultura.

 

 

Sidebar